Posts etiquetados ‘salvacion’

El Papa Benedicto XVI ha propuesto el “Año de la fe” para la Iglesia Católica en el mundo entero. Sus palabras, como pastor universal, nos invitan a reflexionar sobre un tema que “está ahí” pero necesita ser retomado para ponerlo en el centro de nuestras vidas. Nos pide que no seamos “perezosos en la fe”. Démosle una revisada al tema.

La fe es al mismo tiempo un regalo y una respuesta. Es un regalo que Dios nos da, unida a la esperanza y al amor. Teológicamente se les llama “virtudes teologales”. Es también respuesta, porque correspondemos a la iniciativa divina. Sin embargo es un regalo que no crece solo, sino que hay que alimentar, y que como el amor que se ha descuidado, también puede morir.

Estamos en un contexto en el que es fácil desatendernos de las cuestiones importantes. El amor se desecha, la vida no se respeta, se pierde la esperanza. El panorama se torna espeso cuando llegan los momentos fuertes y no tenemos escudo para protegernos. El fracaso, el dolor, la muerte, la enfermedad, el desencanto y la frustración tocan a la puerta. Y no sabemos qué hacer. Hemos perdido el tiempo en lo que no da vida.

Rescatar lo que es esencial ilumina en medio de la tiniebla. Ahí surge la fe, como alternativa. La semilla, con lo pequeña que era, llega  a ser un árbol que da abundante fruto y sabrosa sombra. Tenemos fuerza para enfrentar la dificultad y consuelo en medio de la impotencia. La fe no evita los problemas, sino que nos anima a superarlos. No tenemos la respuesta a todos los problemas, sino la pequeña luz que nos orienta en el camino.

Tener fe es creer. Creer es apostar. Apostar es arriesgar.

La fe no se parece a la certeza, sino a la confianza. La certeza me diría que mi madre se salvará del cáncer con el simple hecho de que yo lo pida. La confianza me dice que pase lo que pase, todo volverá a estar bien. La fe es saber que tengo un Padre misericordioso que se sale con la suya a pesar de cualquier dificultad, que su plan es perfecto y que yo estoy incluido en ese plan. Jesús nos dice que no cae un cabello de nuestra cabeza sin la voluntad del Padre. A eso me refiero.

La fe, como decíamos, se alimenta. Semilla sin tierra, sin agua y sin abono, no llega lejos. Leer la Palabra de Dios, acudir a la Eucaristía, vivir los sacramentos, orar con el corazón, son medios para fortalecer nuestro interior. Es nuestra responsabilidad acudir a la Fuente para alimentarnos. San Agustín decía que los creyentes se fortalecen creyendo.

No basta con decir que tengo fe. El artista que tiene pinceles, óleos, lienzos y bastidores, pero no pinta, no puede ser llamado pintor.

No basta solo con asistir a la Iglesia. No puede llamarse médico al que viste bata y vive en un hospital, sin practicar la medicina.

No basta con cumplir los mínimos. El amor y la fe no son para “medias tintas” sino para vivir con pasión y profundidad.

Servir al prójimo, consolar al triste, sanar el corazón herido, son frutos de quien cree. La fe que no se traduce en obras, dirá el apóstol Santiago, está muerta. No sirve de nada creer si la fe se convierte en un caparazón egoísta. La fe se contagia, se respira, se disfruta y se comparte. Celebrar la fe es mostrar al mundo que tenemos un Dios que nos guía y que quiere lo mejor para nosotros. Y en medio de tanta guerra, tanto dolor y tanto sufrimiento en el mundo, hoy más que nunca, necesitamos revitalizar la fe.

Fe, no para imponerla a los demás. La comida más sabrosa resulta asquerosa si me obligan a consumirla.

Fe, no para creerme poseedor de la absoluta verdad. Dios siempre es mucho más de lo que yo conozco de su plan.

Fe, no para sentirme superior a los demás. La auténtica fe te pone a servir humildemente a quien te necesita.

En fin. No tenemos todo a nuestro favor para creer. Hay tanto en que entretenernos, como Marta. Pero detenernos, colocarnos a los pies del Maestro y escucharlo, como María, puede ser un buen inicio para renovar nuestra fe. Como dice el Papa Benedicto, solo Jesús nos da la alegría del amor. Solo Él es la respuesta al drama del sufrimiento y el dolor. Solo Él es la fuerza del perdón ante la ofensa recibida. Solo Él es la victoria de la vida ante el vacío de la muerte.

Apostar por alguien así, con gusto. 

 

Anuncios

A veces somos cabritos. A veces somos cabros. A veces somos… muy cabritos.

Pablo nos dice en la carta que le escribe a los romanos que todos hemos pecado y que por lo tanto estamos privados de la gloria de Dios. En nuestra propia vida podemos constatar, si se me permite la expresión, la fuerza de nuestra debilidad: tropezamos, caemos, nos golpeamos y herimos a los demás.  Somos testigos del derroche de energías en nombre del pecado. Y lo peor de todo es que al final de cuentas nos queda solo esa profunda sensacion de soledad, tristeza y culpabilidad. No sale bien en las cuentas tanta pasión desperdiciada.

En el gremio sacerdotal, nos sucede exactamente lo mismo. Tenemos variopintas tentaciones, debilidades y tropezones. Sabemos mentir a la perfección, ocultar pecados propios y ajenos, silenciar palabras que nos incomodan, etcétera. Uno de nuestros peores pecados es pretender hablar en nombre de Dios… pero a favor propio… Nuestro ministerio también puede ser empleado por el mal espíritu… no somos inmunes a la debilidad… y las consecuencias son las mismas: soledad, tristeza y culpabilidad. Provocamos con nuestro pecado tanta muerte como cualquier otro ser humano. A veces nuestro pecado es olvidar que somos como cualquier otro ser humano.

Sin embargo, Dios no está satisfecho con esta parte de nuestra historia. A pesar de nuestro listado pecaminoso, nos invita a seguir adelante. No pretende que seamos frías estatuas de un frío templo donde va fría gente, sino que hagamos nuestro mejor esfuerzo para que la energía empleada para hacer el mal sea encausada para hacer el bien. Él conoce nuestro historial, lo bueno, lo malo, las luces y las sombras. Y nos llama no “a pesar” de eso, sino “desde” esa realidad. Pablo lo dice magistralmente: “llevamos este tesoro en vasijas de barro”. La apuesta de Dios no es por los justos, sino por los pecadores. Este padrecito, el primero.

De niño, jugaba a hacer procesiones. Construía altares, llenos de imágenes que valían más que los carros y transformers recibidos para mi cumpleaños. Siempre preferí un paquete de incienso a un balón. Cuando aprendimos a leer, con mis primos celebrábamos la misa. ¿Adivinen quien era el padre? Todos estos juegos se difuminaron en mi adolescencia. Mi slogan era: “lo que puedo hacer como padre, lo puedo hacer como laico”. Sin embargo, a los diecinueve conocí a un sacerdote loco. Alegre, jovial, cercano. Decía “malas palabras” de vez en cuando. Gustaba del cine y hablaba el lenguaje que el resto de jóvenes hablábamos. Sentí un “click” en lo más profundo. Así, sí quería ser sacerdote.

El 16 de octubre del 2010 fui ordenado presbítero de la Iglesia Católica, en mi natal Guatemala. Para llegar ahí había dejado mi tierra, la carrera de arquitectura y la idea de formar una familia. En el camino también perdí a mi madre y a mis tres abuelos. Estudié, trabajé, fui formado y preparado para ser misionero. Conocí a otros “locos” que hoy me conocen más que mis propios hermanos. Lloré, amé y aprendí a dar la vida por la abundante redención.

Lo que permaneció intacta fue mi capacidad para pecar.  Sean genes o sean gérmenes, siempre hay múltiples debilidades. Que un obispo te  imponga las manos no hace que automáticamente te conviertas en un ser perfecto. Al contrario, las tentaciones se disparan. Y es ahí donde entra la misericordia de Dios, el centro de esta historia. ¿Quién podría apostar por aquel que te va a fallar? ¿Quién da la vida por alguien que tarde o temprano te va a traicionar? ¿Quién pone tanta responsabilidad en manos frágiles? Solamente quien ama mucho. Y así es el Dios que me ha llamado.

Lo cabrito no se me quita tan fácilmente. Pero cuando puedo transmitir el perdón de Dios, con la certeza de que doy lo que he recibido en mi vida, me doy cuenta que vale la pena seguir adelante. Cuando mi pecado me hace no condenar al que falla, cuando haber tocado fondo me permite comprender al que se encuentra caído, me doy cuenta que ser instrumento es también una forma -loca, exótica, increíblemente creativa- para salvarme. Servir a otros es la forma que tiene mi Padre para rescatarme, aunque yo me esfuerce en pecar.

Dice la Palabra de Dios que aquel que mucho se le perdona mucho amor demuestra. Mi ministerio sacerdotal es una muestra viva de cómo esta Palabra se hace verdad. Cumplir un año como “padrecito” es memoria de la apuesta que Dios hace por mí, con mis luces y sombras. Es un testimonio del “dar perdón a quien no lo merece”. Es prueba de que donde abundó el pecado sobreabundó la gracia. Quiera Dios darme esta felicidad -y la capacidad para compartirla- hasta el último de mis días.      

Alajuela, 16 de octubre del 2011. Fiesta de San Gerardo Mayela.