Posts etiquetados ‘desnutricion espiritual’

Cuando una persona no tiene alimentación adecuada se encuentra desnutrida. Espiritualmente sucede exactamente lo mismo. Cuando no recibes los nutrientes necesarios para seguir adelante, nos encontramos desnutridos espiritualmente.

La desnutrición física o espiritual puede iniciar desde el vientre materno. La madre que ingiere las vitaminas necesarias crea un suplemento que fortalece al niño que crece en su interior. Lo mismo, si es una persona de oración, que frecuenta la lectura bíblica y se ejercita en la fe. El niño recibe todo lo que la madre tiene. Todo. Incluso los problemas y la forma en que los supera.

Físicamente sabemos que una persona se encuentra desnutrida porque está débil, pierde peso, su piel se torna pálida y se enferma fácilmente. En el plano espiritual también hay debilidad cuando no hay un fortalecimiento interno de la persona y un constante tropiezo en la tentación y caídas ante la adversidad y la prueba.

Alguien nutrido, resiste las dificultades, sean físicas o espirituales.

El mayor riesgo ante ambos tipos de desnutrición es la muerte. La persona colapsa y el cuerpo no tiene reserva para luchar. Si a todos nos golpean las crisis, a los que espiritualmente se encuentran débiles les toca pagar una cuota mucho más alta, porque no encuentran consuelo, fácilmente pierden la esperanza y no tienen fe para iluminarse durante la tiniebla.

La tristeza, la pérdida del sentido de la vida, el insomnio, la depresión, la amargura y las lágrimas constantes, son síntomas de alguien que interiormente no se ha alimentado. Cuando la desnutrición espiritual es crónica el deterioro es mucho más rápido.

Mientras que la pobreza es la principal causa de desnutrición en el mundo, la fuente de la desnutrición espiritual es un dúo: la ignorancia y la indiferencia.

Lo más peligroso de la desnutrición espiritual es que una persona físicamente se puede encontrar bien, incluso saludable. Pero la procesión va por dentro. Al cerrar la puerta de la habitación se desatan todos los enemigos. Y el constante quehacer, el activismo, el trabajo y el día a día pueden ir llevándonos a aplazar el asunto, hasta que llega una dificultad que paraliza la vida. Y se explota. Un problema pequeño viene a abrir la puerta a todo eso que hemos tenido bajo llave en lo más guardado de nuestro interior. Y colapsamos.

Para combatir la desnutrición espiritual es necesario pedir ayuda. La solidaridad de otras personas puede sanar también a quien se encuentra vacío por dentro. No debería sorprendernos que ambas salidas también sean clave para salir de la desnutrición física. En todo caso lo más importante es la salud preventiva. Una buena alimentación interior, que sea constante y fundada en Dios, fuente que nos da vida.

Para detectar si padecemos de desnutrición espiritual sería recomendable pensar cómo salimos de la última crisis que hemos vivido. ¿Acudimos a Dios? ¿Me azotó fuerte la prueba como viento que juega con veleros, o más bien, supe contenerme y esperar pacientemente a que terminara la tempestad? ¿Me entregué a la dificultad o fueron la fe y la esperanza mis compañeras de batalla?

Si honestamente descubro que no estoy lo suficientemente nutrido, sabemos por donde empezar… tenemos Alguien -sí, con mayúscula- en quien confiar. Pidamos ayuda. A ÉL y a cualquiera que yo sepa que espiritualmente tiene fortaleza como para contagiarla y pueda ser su instrumento para echarme una mano. Escuchar SU Palabra, alimentarnos con SU Cuerpo y alejarnos rápidamente de la indiferencia. No es posible ayudar a alguien que no esté dispuesto a mejorar.

Y cuando venga la prueba, la tentación, la dificultad… Cuando toque a nuestra puerta el dolor, la enfermedad e incluso la muerte… Tener la certeza que todo va a volver a estar bien, tarde o temprano. Pues ¿no es cierto aquello de que todo lo podremos en Aquel que nos fortalece?   Si Dios está conmigo ¿quién podrá contra mí?