Mi hijo me ha dicho que es homosexual

Publicado: 8 de octubre de 2014 en catolicos, fe, homosexualidad, reflexion, un poco de fe
Etiquetas:,

Mi hijo es homosexual y no sé qué hacer.  El mundo ha girado violentamente a mi alrededor y no encuentro de dónde sujetarme.  Experimento impotencia, enojo, tristeza, confusión y temor.  Sigo amando a mi hijo, pero creo que no puedo sostener lo que siento sobre mis hombros. ¿Qué hago?

Vamos por partes.

  1. Todo intento por buscar culpables es estéril. Nadie “decide” su orientación. No es cuestión de “buenos” y “malos”.
  2. Infórmate: desde hace muchos años se ha dejado de considerar a la homosexualidad como enfermedad.
  3. El centro de la situación es tu hijo. No son tus dificultades las que deben ir antes que las suyas. La sociedad puede esperar, el “qué dirán” no puede estar por encima del amor que sientes por tu hijo.
  4. Si ha logrado compartir contigo su orientación homosexual es porque confía en ti y está en tus manos ayudarle a sostenerse o permitir que se hunda. La familia es apoyo emocional, afectivo y psicológico.  En un momento como este, lo necesita más que nunca.
  5. Tu hijo no necesita quien lo señale, quien lo condene, quien lo juzgue. Necesita alguien en quien confiar, a quien abrir su corazón.  Si tú no lo haces en casa lo buscará fuera, corriendo el riesgo de caer en manos equivocadas.
  6. Enojarte, castigarle y negar la situación no soluciona nada. Escucharle y esforzarte por comprenderle es un excelente primer paso. Habla, comparte, manifiesta lo que sientes.  La comunicación es vital.
  7. Aunque muchas cosas te duelan y choquen con todo lo que has aprendido, deberás ahora hacer síntesis y caminar una senda hasta hoy desconocida. La paciencia y la humildad te ayudarán. Por el contrario, el orgullo y la soberbia solamente te estropearán.
  8. La discriminación es el arma más silenciosa y letal contra tu hijo.  Sentirse de segunda categoría, imaginarse anormal o experimentarse señalado injustamente por los demás solamente logrará golpear su autoestima.
  9. El rechazo es el asesinato social. La homofobia, en cualquiera de sus manifestaciones, debe ser combatida.
  10. El amor es la mejor forma de apoyar a tu hijo. Recuerda siempre que Dios es amor. Él te ha creado a ti y a tu hijo. Aunque en este momento no tengas todas las respuestas que quisieras, permanecemos en sus manos.  Toca confiar y seguir adelante.

La homosexualidad, como orientación sexual, debe encausarse.  Hay dos extremos, que son peligrosos.  El primero de ellos es la represión.  Ahogar el tema, silenciarlo, acallarlo, para guardar las apariencias, únicamente logrará el efecto explosión en poco o largo tiempo. Por otro lado, también existe el riesgo de caer en el cinismo y volver el tema de la homosexualidad el centro de la vida, el eje vertebrador de la propia existencia.  El reprimido vive infeliz y contagia su infelicidad.  El cínico restriega a los demás su orientación y la saca de quicio. ¿Cuál es el  justo medio? La persona que sabe aceptarse y reconocerse como tal, con paz. Aquella persona que no hace de su sexualidad un ídolo.  Este justo medio, de manera interesante, es el mismo para la persona con orientación heterosexual.  Como padre, conviene ayudar a caminar a tu hijo por el mejor de los caminos.  Una vez más necesita de ti y lo que hagas será vital para ayudarle.  El camino de la comprensión y la comunicación es la mejor alternativa.

Anuncios
comentarios
  1. Bosco José dice:

    P. Bryan, nuevamente gracias por tus artículos tan iluminadores. Comparto y estoy en total sintonía con lo que expones sobre el tema de la homosexualidad.
    ´´Si una persona es gay y busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarlo? El catecismo de la Iglesia católica lo explica de forma muy linda esto. Dice que no se deben marginar a estas personas por eso. Hay que integrarlas en la sociedad. El problema no es tener esta tendencia. Debemos ser hermanos´´
    (Papa Francisco. Durante el vuelo hacia Rio de Janeriro, Brasil, para vivir la JMJ 2013)

  2. María dice:

    Gracias por este tipo de posts. Son muy útiles porque todavía falta mucho por hacer en cuanto a la educación y sensibilización. En el grupo de jóvenes al que iba muchas veces hacían bromas ofensivas y homofobicas como reflejo de la cultura en la que vivimos, el machismo. Quizá igual fui un poco sobreprotectora pero me daba pena decirle a mi hermano que llegara a las reuniones porque me caía mal que hicieran esas bromas. Siempre me pregunté qué pasaría cuando llegara un chico homosexual a buscar ser parte de esa comunidad. Dejé de ir al grupo por razones laborales y académicas pero me quedé con esa espina e incluso lo platicamos en reuniones. Por otro lado, yo no tengo hijos todavía pero sí pasé por un proceso similar con mi y pues me costó mucho cuando él empezó a sincerarse con nosotros. Hace poco confirmé que además hace drag y no sé como llevar ese tema porque no sé cuál es la postura de la iglesia como tal. Sí sé lo que dice el catecismo pero qué pasa en ese tipo de temas? Si es solo usar una ropa distinta y ya. Hay mucho por comprender y mientras tanto, el amor es más fuerte. Por eso es importante recordar que todo el mundo va a juzgar al hijo, hermano o primo. Lo peor sería que hasta en la casa fuera señalado. Saludos. 🙂

  3. Mareslu dice:

    Buenas tardes Padre,

    Me parece muy interesante su artículo y postura con respecto a la homosexualidad. Comparto completamente la idea del mutuo respeto entre seres humano, ya que todos poseemos una dignidad que debemos ver reflejada en nuestro prójimo. Debemos amarnos, respetarnos y sobretodo aceptarnos unos a otros.

    El tema de la homosexualidad es un tema sumamente delicado y definitivamente no se puede tomar a la ligera. Vale la pena recalcar que está comprobado que en el momento que la APA desligó la homosexualidad del término “enfermedad”, no lo hizo a través de los procesos que se deben emplear para tomar este tipo de decisiones. Con esto quiero aclarar también que no estoy diciendo que la homosexualidad sea una enfermedad, pero vale la pena que sepamos que la forma en que fue desligada de los libros de la APA no fue la correcta.

    Es importante saber también que hay estudios psicológicos que afirman que muchos de los casos de homosexualidad tienen trasfondos psicológicos. Nuestro contexto nos va moldeando y son estas situaciones las que determinan ciertas actitudes y decisiones que tomamos en la vida; En todos los ámbitos de la vida pasa, la vida afectiva es una de las más afectadas.

    Es imperante recalcar que la actitud de la familia debe ser acogedora en todo momento de nuestro desarrollo integral, es justamente en la familia en donde aprendemos – para bien o para mal – lo que luego nos servirá para tomar decisiones en nuestra vida.

    Sobre el término homofobia, vale la pena decir que su significado real es “odio hacia los homosexuales”. Si una persona no está de acuerdo con este estilo de vida, porque no lo comparte o no cree en él, esto no lo hace homofóbico, lo hace simplemente una persona con una postura distinta acerca del tema. No hay que confundir; La homofobia es violencia y odio, no estar de acuerdo con la homosexualidad y no aceptarla es tan igual a no creer en Dios, es una postura que se debe respetar media vez no afecte la dignidad humana.

    ¡Gracias por ahondar en estos temas!, definitivamente enriquecen las perspectivas de todos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s