FE

Publicado: 14 de enero de 2014 en Uncategorized

3446732520_608c4f55d9Muchos decimos que tenemos fe y que creemos en Dios. Sin embargo pocas veces nos hemos detenido a pensar lo que esto significa y cómo debe tocar nuestras vidas el hecho de creer.

Lo que sí es la fe:

  • Conexión con Dios:  nos unimos a Él con nuestra vida.  La Biblia nos recuerda que hay que amar a Dios con todo el corazón, con toda el alma y con todas las fuerzas (Mateo 22, 37)
  • Conexión con la vida: una fe alejada de nuestra realidad es mentira. Hay personas que van a la Iglesia pero no cumplen la voluntad de Dios.  La fe es un pretexto, un engaño.
  • Conexión con el prójimo:  Jesús mismo dice que hay que amar al prójimo como a uno mismo (Mateo 22, 39) y el apóstol Juan nos recordará que quien dice que ama a Dios y al mismo tiempo odia a su hermano es un mentiroso (1 Juan 4, 20)
  • Conexión con la comunidad:  muchos ven más fácil creer a su  manera, alejados de otros creyentes.  Sin embargo, pertenecer a la Iglesia y vivir la fe en comunidad es lo mismo que hacía Jesús con los doce y luego ellos con otros, hasta nuestros días.  Quien se aleja de la Iglesia pierde la oportunidad de vivir la fe en una familia.

Lo que no es la fe

  • No es solamente una tradición:  repetir actos y gestos no nos hace creyentes.  A veces los padres transmiten tradiciones sin explicar el sentido de las mismas.  Hay que “vivir” lo que celebramos, comprenderlo.
  • No es solamente reunión social:  me uno a este grupo para que me vean.  Voy a la Iglesia porque ahí van todos.  Asisto a misa solamente cuando hay bodas, bautizos y funerales. Me convierto en florero, que se coloca en los eventos y desaparece el resto del tiempo.
  • No es solamente para momentos de emergencia:  gente que se recuerda de Dios únicamente en los problemas.  Hombres y mujeres que acuden a la Iglesia solo para pedir un milagro.  Se parecen a aquellos que solamente llaman o visitan a su mamá en el día de las madres o cuando tienen dificultades.

En resumen, creer no es cosa fácil.  Pero tampoco es difícil, si tengo el deseo de permanecer “conectado” a Dios en todo momento de la vida.  Mi propio corazón sabrá qué hacer para ir acercándome a Él, a su Palabra y a mi prójimo.  Acudir a la Iglesia es solamente el primer paso.

Anuncios
comentarios
  1. Carlos Enrique dice:

    vos me gusta mucho tu blog, lo he leido y muy acertado lo que escribis, la Fe uff!! lo primero que se puede perder, pero todo depende de que tipo de conexión tenes con Dios, aferremonos a nuestra Fe y a la mano de Dios…bendiciones querido amigo…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s