FE ROBUSTA

Publicado: 21 de julio de 2013 en Uncategorized

ImagenPor muy positiva que sea una persona, la realidad tiende a desanimarnos.  Son noticia de cada día asesinatos, asaltos, guerras, violaciones, secuestros, extorsiones y una cadena interminable de lo peor del ser humano.  Me preocupan los que trabajan para el mal. Pero también me inquietan los indiferentes, los que terminan acostumbrándose a lo que tienen frente a las narices. Algo no anda bien.

¿Cómo sacudir a una generación que no cree en la clase política? ¿Cómo motivar a las personas que han sido testigos de tantos pecados dentro de la Iglesia?Imagen ¿Qué palabras de ánimo dar a aquellos que no creen en el amor y la fidelidad porque nunca lo han visto en su núcleo familiar? ¿Quién quiere trabajar honradamente si los que más progresan son los tramposos y corruptos?  La cosa sigue sin estar bien. 

Sin embargo, mientras más densa es la oscuridad mayor poder de iluminación tendrá la vela que se atreva a estar encendida.  La pequeña luz de un sencillo fósforo en el aula más oscura sirve de guía, consuelo y esperanza. Lo mismo en nuestra realidad, seguimos necesitando personas que nos sacudan, inspiren y motiven.  No podemos acostumbrar nuestros ojos a la tiniebla, porque están creados para la luz.     

ImagenEl creyente no puede permanecer desanimado.  El que tiene fe en su corazón es aquel que guarda aceite en su lámpara y no permite que la densa tiniebla o el viento huracanado borre la luz que le ilumina.  Su alimento es la plena confianza en Dios, su fortaleza la Palabra que Él nos ha dado y el motor que lo empuja en las cuestas más altas es la esperanza en que todo volverá a estar bien, tarde o temprano. 

ImagenAsí como cuando se corta el grueso árbol y de su tronco vemos crecer nuevamente una frágil y pequeña rama, justamente así, la vida del creyente vuelve a recuperarse.  Como los árboles que pierden todas sus hojas y su verdor en el más duro de los otoños, pero con la certeza de que la primavera es el siguiente paso.  El creyente se fortalece confiando, apostando por el desquite del bien sobre el mal.  Con una mirada así, todo parece cambiar. 

Nuestra fe debe ser robusta.  Pero nadie adquiere fortaleza sin alimentarse, sin ejercitarse, sin prepararse. La oración es a la vida del creyente lo que la energía eléctrica es a todo teléfono celular:  aunque tenga el último modelo, todas sus funciones se perderán si no se “conecta” cada noche a la energía.  No es posible permanecer saludable sin alimento.  No es posible para el creyente resistir las adversidades sin conectarse a Dios.  

ImagenTal vez la realidad no nos empuje al bien, pero al darnos cuenta de la oscuridad que nos ronda, debemos hacer nuestro mejor esfuerzo por aumentar nuestras defensas espirituales.  Amar, perdonar, ayudar… Abrazar, sonreír, luchar… Parece que la salvación debe iniciar en lo más sencillo de nuestras vidas.  Toca desempolvar nuestros ideales y ponerlos a trabajar.  Tenemos la materia prima, que viene incluida en el paquete de nuestro corazón.  Nos corresponde decidirnos a actuar.

Yo me apunto. Sé que cuento con Dios.  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s