Carta al Blanco Batallón

Publicado: 21 de julio de 2013 en Uncategorized

“La ignorancia es el cáncer de la sociedad” Carlos R. Díaz del Cid

Queridos exalumnos y alumnos del Colegio San Sebastián, blanco batallón. Soy exalumno sacerdote. Ante los últimos acontecimientos de violencia que han tocado nuestra familia, comprendo que haya indignación y rabia, impotencia y dolor en el corazón de muchos. Sin embargo, no podemos perder la coherencia que la fe nos pide en estos momentos. Decido escribirles estas líneas como amigo, como hermano, como guatemalteco y como pastor.

Lo primero que quiero que tengan claro es que ante los ojos de Dios no hay diferencias. La muerte de cualquier hijo de Dios es algo doloroso y lamentable. Comprendan que no apoyo la violencia de ninguna persona, desde ningún punto de vista, como solución. Los que hicieron daño al joven Diego Monzón, hoy fallecido, no se diferencian en nada a otros miles que ensucian el nombre de Guatemala. Las lágrimas de la madre del joven Monzón no se distinguen de las lágrimas de la madre de nuestro alumno Leonel Guillén.

¿Cuál es mi punto? No aumentemos la espiral de la violencia. No alimentemos la sed de venganza, que nunca, nunca, dará frutos buenos. Si el silencio y la indiferencia de tantos ha permitido el vertiginoso crecimiento de la muerte y el dolor en nuestra nación, participar activamente en juicios, ataques y condenas solo hacen regar pólvora donde hay fósforos encendidos.  Guatemala ha derramado demasiada sangre de sus hijos como para que los que quedamos vivos sigamos apostando por la muerte.  

El problema no está solamente en el ladrón que roba un celular.  El problema está en toda la densa estructura que aprueba y promueve la corrupción y la violencia.  El que compra un objeto robado no se diferencia del ladrón que lo ha robado.  El problema no está solamente del lado de los políticos de turno y de los que tienen puestos de poder.   El problema está en todos nosotros, que seguimos cruzados de brazos y endurecemos el corazón negándonos a empezar a cambiar por nosotros mismos. 

Me siento entristecido por lo que ha sucedido con Leonel Guillén, nuestro alumno.  Pero la misma tristeza siento por la muerte de Diego Monzón.  Ninguno de nosotros tiene piedra para tirar a nadie.  No somos jueces, entiéndanlo.  

Si has hecho tu mejor esfuerzo por hablarles de honradez a tus hijos y actúas coherentemente cada día por ello, esta noche tienes derecho a descansar en paz.  Si en tu casa practicas el respeto, la fidelidad y el amor, llénate de tranquilidad.  Si no das mordida al policía, si no haces trampas en tus actividades, si actúas justamente en todos tus actos, recobra la serenidad. 

Pero si tu dedo señala y condena al que falla, si sientes gozo porque ha muerto alguien que para tus ojos no merecía vivir, si crees que la solución es el asesinato, por favor no digas que eres creyente, no digas que eres cristiano, no digas que fuiste formado en el Colegio San Sebastián.  ¿Te crees mejor que el asesino si te alegras de la muerte de otro ser humano? 

Actuemos, hermanos.  Trabajemos día a día.  La realidad se puede cambiar si todos trabajamos para el bien.  Seamos fermento en la masa, como nos decía el primero de todos los maestros.  Alimentemos la esperanza, no permitamos que la paz sea pisoteada por los que apuestan por el mal.

En el momento de la desgracia salen los peores males que el ser humano puede realizar y aprobar. Pero justamente en ese mismo momento resurgen los ideales, lo más bello que el mismo ser humano puede lograr.  Tomemos partido y actuemos en coherencia.  Dios puede bendecir a través de ustedes.  Decídanlo. Yo ya lo hice. 

P. Bryan Arriola Reyes, CSsR    

Anuncios
comentarios
  1. alexander Posadas dice:

    No soy exalumno de esta prestigiada casa del saber, pero aplaudo sus palabras padre Bryan, la violencia solo egendra violencia, y el odio mas odio, y asi infinitamente la cadena se hace cada vez mas larga, una muerte por una vida no tiene sentido, como tampo el querer pretender tomar justicia por cuenta propia, sea nuestro señor quien juzgue nuestros actos por descabellados que estos sean, lamento la muerte de esta oveja descarriada, como tambien lamento la actual situacion del joven alumno, que sean nuestro señor quien otorge su gracias en su salud, y el consuelo a los deudos del caido, bella palabras y ojala que las sepan entender y meditar porque si nosotros mismos hacemos el mal creyendo hacer justicia, solo generaremos un exterminio del hombre por el hombre. Atte.Alexander Posadas

  2. Jorge dice:

    Totalmente de acuerdo con usted. A pesar que pueda ser mucho nuestro deseo de justicia, el mismo no debe confundirse con la salvaje actitud de la venganza.

  3. Gerardo Godínez dice:

    Muchísimas gracias, un enfoque no solo objetivo sino enriquecedor.

    Dios lo bendiga padre y quedamos a la espera de mas luz de la que nuestro Señor nos puede dar para brillar y poder ser protagonistas del cambio, empezando por nosotros mismos como usted sabiamente apunta.

    Yo ya lo hice.

    Saludos y adelante…..

    Gerardo Godínez.

  4. Carlos Ramos dice:

    Muy atinado tu comentario compañero !!!!

  5. Ligia Iveth HG dice:

    Gracias Padre por tan lúcidas palabras. Es necesario entender que Nadie nace violento.

  6. Benjamín Gómez dice:

    No soy alumno ni ex alumno de la institución educativa, soy otro ciudadano más, común y corriente, que trabaja todos los días para mantener a su familia y de vez en cuando darse gustos comprando algunas cosas por ahí, todo fruto de desvelos, trabajo duro y constante auto capacitación.
    La iglesia en general, incluida la católica siempre ha sido, a mi punto de vista, parte del problema y no una solución, pues recordemos que la misma se instauró para un control de masas, que buscaba que los pobres siguieran siendo pobres y los ricos, siguieran siendo ricos.
    Creo que este tipo de mensajes son adecuados a una época de la colonia, pero no a la actualidad, donde el hecho que un delincuente ya no viva entre nosotros, es sinónimo de vida, ahora mi pregunta es, ¿Cuántos no morirán gracias a que ya no está este delincuente en las calles?.
    No trato de faltarle al respeto, pues merecemos respeto mutuo, pero no comparte en lo absoluto su punto de vista, Cuando un tigre ataca a otro tigre, la manada le ataca, cuando un perro ataca a otro perro, el perro se defiende, cuando un gallo ataca a otro gallo, también se defiende.
    Las autoridades como tal, no han hecho, hacen ni harán nada al respecto, creo que si tiene toda la razón, los que compran robado, compran sangre, somos parte de la solución, pero para mí, que no esté este delincuente en las calles es sinónimo de vida.
    Saludos.

    • padrebryan dice:

      Muchas gracias por tu comentario. Tus palabras corresponden a la lógica de los tiempos de guerra, donde se “desaparecía” gente, “limpiar las calles”, tachando de lacra social. Mi pretensión no es canonizar las acciones de ningún delincuente. Si el ladrón tuviera la oportunidad que muchos hemos tenido, muy probablemente otra fuera la historia. Me preocupa que personas profesionales y cristianas crean que la muerte de un delincuente es la solución. Jesús en la cruz no pide la muerte para los que lo están asesinando. Cualquiera que vaya en contra de esto no puede ser llamado cristiano. Es fácil intentar echarse la culpa unos a otros (gobierno, iglesia, maras, sociedad, etc), pero no es eso lo que quiero. Con mi post quiero tocar el corazón de cada persona, para que tome parte en la responsabilidad que le corresponde, empezando por el propio hogar y la actitud personal. Cuando un grupo lincha a una persona se convierten también en delincuentes, ¿sabías? Con violencia quieren castigar la violencia. Frustrante y paradójico. Lo más triste es que el mal se ha contagiado a grandes niveles y vemos como “normal” algo que no debería serlo. No al menos para los creyentes, para los cristianos y para los miembros del blanco batallón. Saludos y ánimo en la lucha de cada día.

      • Benjamin Gomez dice:

        Muchas gracias por su respuesta,
        Uff! Que difícil esto, respeto sus puntos de vista, no los comparto en lo absoluto. Este tipo de temas se complican y se alargan de manera increíble, iniciando por algo tan sencillo, pero que ha originado las más terribles guerras, destrucción y división, la religión.
        Buscando soluciones, tan fácil ser ejemplo vivo, el mejor remedio es la prevención, de acuerdo con usted, oportunidades son sinónimo de desarrollo. Ahora, ¿estamos dando las oportunidades?, ¿estamos apoyando realmente al que lo necesita? O ¿únicamente al que nos conviene?
        Un Saludo cordial, y esperemos que las cosas mejores, para bien de todos.

    • padrebryan dice:

      Se me olvidó decirte algo… nosotros no somos tigres, ni perros, ni gallos… somos seres humanos y nos diferenciamos de ellos en que no nos guiamos por nuestros instintos, sino en nuestras decisiones.

  7. Luis C. Estrada dice:

    Excelente mensaje! Gracias Padre Bryan.

  8. Gerardo Ramírez dice:

    Gracias Bryan…. el camino del cristiano católico no es el más fácil…. es el camino que nos lleva a instaurar el reino de Dios… el reino del amor…. y eso como dices empieza desde adentro, siendo ejemplo. Comparto tus pensamientos y entiendo tu postura que aunque nos cueste, es la visión que debemos mantener desde una perspectiva cristiana. Un gran saludo…

  9. Mayela Ramàs dice:

    QUe bellas palabras y que gran leccion nos ha brindado a todos. un gran GRACIAS por haberse tomado el tiempo para invitarnos a reflexionar

  10. Emilio Aragon dice:

    Hola querido y viejo amigo se que la indignación es mucha pero la rabia ciega ante esta y otras tragedias es denigrante, lo se pero si el pueblo no responde de una forma la delincuencia seguirá y seguirá, no te digo que estoy de a cuerdo en la cacería pero si fuese necesaria lo apoyaría, aunque estoy muy de a cuerdo en la defensa propia y si en el caso lo fuere, que espero nunca suceda, yo defendería mi vida y la de mis seres queridos o la de algún inocente aunque eso significara la muerte del delincuente que en fin como dicen, solo su progenitora lo llorara, nadie mas y muerto el perro se termina la rabia, recuerda violencia genera mas violencia lo se pero el sentido de esta frase es que la violencia de la delincuencia esta generando la violencia del pueblo, nuestros hermanos, nuestros alumnos nuestra familia del blanco batallón y de toda Guatemala, todos estamos siendo mas violentos así que el mensaje debe ir mas hacia las escorias sociales que nos acosan día a día en lugar de a los que nos levantamos día a día para tratar de hacer este mundo mejor y ayudar a alguien, es triste el no poder vivir en un mundo civilizado pero si queremos paz en esta guerra, habra que luchar duro aunque se derrame sangre espero que no mas de inocentes, es malo decirlo pero espero que sea la del otro bando, cristiano creyente, o no creyente, naturalista o simplemente humano, es la opinion de un amigo y un dolido igual a otros Guatemaltecos, cebollero, trabajador. y gracias por tus palabras son muy sabias mi amigo.

  11. Rossy de Sanchez dice:

    Bien dicho Padre Bryan!! Bendiciones y que Dios nos ayude a cambiar primero a nosotros mismos para cambiar a nuestra amada Guatemala. Abrazos

  12. Reblogueó esto en Un católico políticamente incorrecto…y comentado:
    Es triste que no solo perdieron un amigo, sino que tambien terminaron participando en un asesinato…

  13. Anayansy Arriola dice:

    Como cristiana y profesional humanista, estoy completamente de acuerdo con tu punto de vista y, a la vez, tengo una “alternativa”.
    Se me rodaron las lágrimas cuando supe que falleció el estudiante del San Sebastián, aunque no lo conocía. Pido a Dios por la fortaleza de esa familia.
    No estoy de acuerdo, en lo absoluto, y tampoco me alegra que dieran muerte al ladrón, es reprochable que jóvenes adolescentes se conviertan en lo mismo que causa su dolor (porque el dolor, para ambas familias, es la muerte y fue provocada por otro, por distinta razón, pero tonta e instintivamente al final).
    Psicología de masas e instinto de supervivencia, creo que ambas influyeron en el accionar de los compañeros del estudiante Guillén. Alguien comentó arriba de animales actuando por instinto, es válido. Uno, con valores cristianos y educación, dice “yo jamás le haría daño a otra persona”. Pero ante la situación de estos jóvenes que vieron al ladrón herir de muerte a su amigo, actuaron por instinto de supervivencia e hicieron algo que, de estar solos, no habrían hecho. A distinta escala, todos hemos hecho tonteras por presión de grupo. No los defiendo ni justifico, puede pasarle a cualquiera.

    Lo triste y deplorable, es que nos alegremos por la muerte del ladrón, que en sano juicio digamos “se lo merecía”, “bueno estuvo” “pena de muerte” o más. La violencia sólo genera más violencia. Es como decir que para solidarizarnos con la desnutrición en Guatemala, nos vamos a poner todos a dieta. Así de ilógico.
    Me pregunto quiénes estarán de acuerdo y participan en la reinserción social de delincuentes? Y si estarían tranquilos con tener un compañero de trabajo, vecino o aceptarían en el mismo equipo de fútbol a un ex convicto?
    Nadie sabe las razones por las que un ladrón se convierte en eso, pero si culpamos nosotros en no brindar oportunidades para que cambie su status. Y ni hablar de los que compran artículos robados, pagan mordida y hasta nos creemos muy “vivos” por engañar el sistema…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s