el padre que hace dibujos

Publicado: 9 de julio de 2011 en un poco de fe

Imaginémonos a un Dios que no se auto proclame Dios. Un Dios alérgico a los títulos (todopoderoso, omnisapiente, etc) y que le encanta vestir bata de casa y pantuflas. Luego pongámosle un toque de humor, sarcasmo, crítica y pasión por la verdad a su discurso. ¿El resultado? Abba.

Conocí los dibujos de José Luis Cortés gracias a un sacerdote de origen español, que nos daba clases de liturgia en Costa Rica. El P. Fuster, escolapio, nos repartía cómics de Abba, una imagen muy casera de Dios, que hablaba de la realidad con una mezcla de seriedad, alegría y preocupación.  Me encontraba en el primer año de seminario.

Al volver a casa, en mis primeras vacaciones como seminarista, fui a la librería Loyola en Guatemala y busqué algo del dibujante de cómics. Encontré libros que narraban la infancia de Jesús (Qué bueno que viniste!), la vida pública (Un señor como Dios manda) y la pasión (El Señor de los amigos). Reconozco que tuve que leer con atención y asimilar varias cosas que por mi iniciación conservadora me costaba tragar.

El efecto fue interesante. Muchas cosas que consideraba intocables cayeron por su propio peso. Otras, tomaron fuerza. “Abba” y los cómics de Cortés me siguieron acompañando. En uno de los informes sobre mí, leí “tiene alguna resistencia a espiritualidades de corte clásico y prefiere espiritualidades alternativas”. Nada más cerca de la realidad.  Y estos dibujitos son una prueba de ello.

José Luis Cortés publicó muchos más cómics. La editorial PPC ha compartido la “Biblioteca Cortés”, donde tiene al menos doce títulos. A su estilo nos ha compartido la vida de Jesús, de San Pablo, de Santa Teresa, San Agustín y San Francisco. Hay por ahí un libro de poemas de Pedro Casaldáliga ilustrado con la pluma de Cortés. En la actualidad, publica diariamente un dibujo para religiondigital.com en la sección “hermano Cortés”. No he visto a Abba por ahí, pero el estilo permanece intacto.

Vale la pena aclarar que este dibujante también tiene a algunos con alergia. Los comentarios hechos al pie de sus dibujos en versión digital son de lo más diversos. Unos agradecen el desempolve evangélico y otros le han pedido que se mude de Iglesia. Hay críticas de lo más agrio y felicitaciones para que siga dibujando.

Abba, la colección sobre Jesús y otros que he conseguido, siguen por ahí. Creo que lo más importante detrás de estos cómics es que te invitan a ir más allá de lo que has tenido frente a las narices. No es malo replantearse lo que está instituido. Repensar, rediseñar, reinventar lo que sea necesario para mantenerse actuales. La evolución es ley de vida, ¿no es cierto? ¿Por qué habríamos de contentarnos con una fe idéntica a la de siglos atrás?

Vamos, lo esencial no cambia. Pero no podemos permitir que tengamos como esencial algo que se ha ido pegando con el paso del tiempo. Y peor aún, señalarlo como voluntad de Dios. Mi Iglesia necesita varios cambios. Unos se resisten. Otros dan la espalda. Algunos se meten a fondo y con su vida intentan que haya algo mejor -entre esos me cuento-. La esperanza es lo último que debemos perder. Y en José Luis Cortés la encontramos en forma de cómic. Por cierto, ¿compartí que es sacerdote católico?

 

Anuncios
comentarios
  1. Pablo dice:

    Se ve interesantísimo Bryan! Yo quisiera ver más de sus dibujos…. el tipo tiene un blog o algo?

    Pura vida.

  2. mariogarciam dice:

    Hola Bryan. Me parece una muy interesante forma de evangelizar. Me gusta mucho su blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s