TRES TIPOS DE CATOLICO

Publicado: 29 de junio de 2011 en Uncategorized

Aunque somos una sola Iglesia, podemos afirmar que hay muchos tipos de católicos. Se pueden dividir de acuerdo a su condición social (ricos y pobres), contexto jerárquico (laicos y clero), modo de pensar (conservadores y progresistas) y así en infinidad de binomios.  Hoy, quisiera compartir acerca de tres casos particulares. No pretendo profundizar ni agotar, simplemente compartir breves pensamientos, ante los católicos  indiferentes, los nominales y los comprometidos. Vamos por ellos.

Los católicos indiferentes son los bautizados en la Iglesia católica, pero que por distintos motivos no volvieron a regresar al camino eclesial. No hablamos de personas ateas o malas,  sino de personas que han permanecido en el anonimato de la fe. Probablemente crean en Dios, en María y en la intercesión de los santos. No son personas que ataquen la fe o que cambien de Iglesia. En algún momento participan de alguna misa y no tienen dificultad en que los demás lo hagan. Sin embargo pastoralmente no cuentan. No son personas que den frutos desde el Evangelio. Hay dureza, olvido, muchas preocupaciones de por medio, pero sobre todo indiferencia. Son las personas más frágiles para las supersticiones, la ignorancia religiosa y el acecho de sectas. La parte más difícil para este grupo es en el momento de la tormenta: no cuentan con la firmeza de la fe para sobrellevar la prueba.

Los católicos nominales son todos aquellos que se reconocen, de una u otra forma, pertenecientes a la Santa Madre Iglesia. Fueron bautizados, participaron de las catequesis e hicieron su primera comunión. Si tenemos suerte, también fueron confirmados. Y si se casaron… ejem… ejem…  El asunto es que participan muy esporádicamente en actividades eclesiales: miércoles de ceniza, viernes santo, fiestas patronales, etc.  Acá podemos incluir a los que conocemos como “católicos bo-ba-fu” que únicamente asisten a “bodas, bautizos y funerales”.  Los católicos nominales son la gran masa participante de las actividades al aire libre, como las procesiones. Sin embargo para efectos pastorales cuentan solamente desde el entusiasmo y el sentimentalismo. Aunque hay fe, le falta “garra”, consistencia.  Si algo “no me gusta”, si algo “no me agrada”, fácilmente puedo prescindir de la Iglesia. En el momento de la tormenta, tendrá el referente de la fe, pero no como punto central de su vida, sino como medio emergente de sobrevivencia. Vamos por buen camino, pero corremos el riesgo de la mediocridad.

Al hablar de los católicos comprometidos no me refiero en principio a los curas y las monjas. Ellos están comprometidos, pero merecen trato aparte. Quiero hablar de los católicos de banca, aquellos que se acercan a la Iglesia regularmente, que participan de sus alegrías y tristezas, que leen la Biblia con su familia, que agradecen a Dios por sus alimentos y se esfuerzan por compartir el Pan de la Eucaristía al menos los domingos. Saben lo que es el “Vaticano II” y han escuchado algo de “Aparecida”. Saben que los sacramentos son momentos de bendición y lo importante sucede en el Templo y no en la fiesta que les sigue. Los católicos comprometidos son fermento en la masa. Son bendición para otras personas. Conocen y practican su fe. En el momento de la tormenta, resisten. Saben que Dios no les evitará la prueba, pero reconocen que no están solos. Tienen un Padre que no les abandonan y una madre Iglesia, santa y pecadora, que les ayuda a caminar.

Y tú, ¿qué católico eres?

 

Anuncios
comentarios
  1. Carla Mejía dice:

    Gracias Padre por su tiempo al escribirnos estos mensajes que nos hace reflexionar y ayudan a enderezar nuestros caminos , Dios me ayude a ser una Cristiana de fe robusta y ánimo alegre.
    Dios le continúe bendiciendo.

  2. Daniel Garcia dice:

    Hey amigo!!! que bueno que tenes tu blog…. cuídate mucho, que todo este saliendo muy bien… Felicitaciones…!!!

    Saludos

  3. Gaby dice:

    Muy buen escrito! 🙂

  4. P. dice:

    Me gustó! Saludos!

  5. Pablo dice:

    Me tranquiliza un poco darme cuenta que estoy en la última categoría… aunque eso no signifique que me dormiré en los laureles… “que no se pudra tu corona” o algo así, decía mi tocayo El Grande.

  6. kelyn torres dice:

    hola que tal??!!!
    es agradable saber que existen muchas formas nuevas de comunicación y dar así a conocer la buena nueva que Dios nos trae. De cierta manera la distancia sea hace mas cerca, corta y un que los años pasen llenos de experiencias nuevas los recuerdos hacen que revivan los momentos como si nunca pasara el tiempo en ellos.

    lo saludo con un grato recuerdo
    Dios lo bendiga

  7. Yo soy de los que les sacan las canas verdes a los sacerdotes, ¿No Padre Bryan? jejeje

  8. Marietta dice:

    Hola P. Bryan!! ! Recién descubrí este blog. Muchas gracias, es realmente una gran bendición!!! Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s